Imagen hospedada por Subir-Imagenes.com

1.07.2007

El rio y yo

He estado junto al río.
He visto sus aguas sin cesar.
sus aguas transparentes,rumorosas y fresca son vida.
He querido atrapar,detener esas aguas cristalinas vivificadoras.
Hubiera querido paralizarlas para disfrutar sumergiendome en ellas
sin permitirles fluir ni cambiar.Pero el río es río.y el río es fluir.
Su naturaleza es el correr de las aguas siempre idénticas y siempre cambiantes.
Como la vida misma.Me he sentido uno con el río.
Y he sentido que toda mi existencia es un cambio continuo y sin fin.
Y me he remontado al origen del río,a la fuenteY he comprendido que soy río que fluye,pero también fuente que brota.He comprendido que lo que fluye es mi exitencia temporal,
que no puedo detener.Pero ascendiendo llego a mi fuente.
Y siento ser plenitud en la fuente.Hay que dejar que el río sea río.
Lo que tiene que correr,cambiar y fluir debe seguir su curso.
Pero las formas infinitamente variadas del río através de su cause tienen un origen quieto,fecundo,copioso e inagotable.Yo soy el río en el devenir de mi exitencia temporal
No puedo detener las leyes de su desarrollo,evolución y cambio.
Mis formas,como las del cause del río,no puedo detenerlas.
He de sumergirme en las formas cambiantes del río y saber que soy río.
pero también soy fuente,manatial copioso y vivificante
No hay río sin fuente.
Me siento feliz cuando me doy cuenta de que soy la fuente de mi río.

12.26.2006

Un año nuevo

Dicen que cuando se acerca fin de año los ángeles curiosos se sientan al borde de las nubes a escuchar los pedidos que llegan desde la tierra.
- ¿Qué hay de nuevo? -pregunta un ángel pelirrojo, recién llegado.Lo de siempre: amor, paz, salud, felicidad...- contesta el ángel más viejo.
Y bueno, todas esas son cosas muy importantes.
Lo que pasa es que hace siglos que estoy escuchando los mismos pedidos y aunque el tiempo pasa los hombres no parecen comprender que esas cosas nunca van a llegar desde el cielo, como un regalo.
¿Y qué podríamos hacer para ayudarlos? - Dice el más joven y entusiasta de los ángeles.¿Te animarías a bajar con un mensaje y susurrarlo al oído de los que quieran escucharlo? - pregunta el anciano.
Tras una larga conversación se pusieron de acuerdo y el ángel pelirrojo se deslizó a la tierra convertido en susurro y trabajó duramente mañana, tarde y noche, hasta 1os últimos minutos del último día del año.
Ya casi se escuchaban las doce campanadas y el ángel viejo esperaba ansioso la llegada de una plegaria renovada. Entonces, luminosa y clara, pudo oír la palabra de un hombre que decía:"Un nuevo año comienza. Entonces, en este mismo instante, empecemos a recrear un mundo distinto, un mundo mejor:sin violencia, sin armas, sin fronteras, con amor, con dignidad; con menos policías y más maestros, con menos cárceles y más escuelas, con menos ricos y menos pobres.
Unamos nuestras manos y formemos una cadena humana de niños, jóvenes y viejos, hasta sentir que un calor va pasando de un cuerpo a otro, el calor del amor, el calor que tanta falta nos hace.
Si queremos, podemos conseguirlo, y si no lo hacemos estamos perdidos, porque nadie más que nosotros podrá construir nuestra propia felicidad".
Desde el borde de una nube, allá en el cielo, dos ángeles cómplices sonreían satisfechos.

11.26.2006

El pescador y su alma (fragmento)

" Todas las tardes el joven pescador se internaba mar adentro, y
llamaba a la sirena, y ella acudía invariablemente; salía del agua y
cantaba.

Cantaba una canción maravillosa.
cantaba sobre el
palacio del Rey que es todo de ámbar, y su techo es de claras
esmeraldas, y el pavimento está formado de resplandecientes perlas; y
cantaba sobre los jardines del mar, donde los grandes abanicos de
coral se balancean todo el día, y los peces nadan alrededor como
pájaros de plata, y las anémonas se cogen a las rocas y en la arena
amarilla florecen con grandes corolas rojas.

cantaba también acerca de las sirenas, que
cantan tales maravillas, que los mercaderes deben taparse con cera
los oídos, por temor, al escucharlas, de saltar al agua y ahogarse;

cantaba sobre las naves hundidas, con sus altos mástiles y sus
marineros aferrados aún a las jarcias,

cantaba a los grandes leones marinos, con sus colmillos curvos, y a los
hipocampos, de crines flotantes y graciosos cuerpos de carey rojo y
cabriolante. "

Oscar Wilde

11.14.2006

Jardin


Era un jardín hermoso y amplio, de suave verde césped. Aquí y allí en el pasto asomaban hermosas flores semejantes a estrellas y había doce durazneros que brotaban en primavera con delicados pimpollos rosas y grises perla y que ofrecían sus deliciosas frutas al llegar el otoño

OSCAR WILDE

11.03.2006

La vida


La vida es una lucha de fuerzas en la que nunca sabemos cuál es la fuerza más poderosa. A veces parece ser la razón otras veces parece ser la ignorancia o la locura, pero en realidad en un aprendizaje para someternos constantemente a renunciaciones de nuestras esperanzas. Quizás la vida es bella, cuando a uno se lo cuentan o cuando la lee en los libros, pero tiene un inconveniente… hay que vivirla, porque cada instante que pasa es una gota de existencia que nunca más volverá a caer.

10.17.2006

Mi luna


Luna, mi luna
compañera de horas de tranquilidad
sollozando bajo tu cielo,
consolaste mi verdad,
al saber de mi tristeza
rompiste con tu promesa
de no dejarme jamás.

Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco por lo mucho que tenemos.

10.04.2006

Tienes un temperamento romantico

Para ti, amor rima con grandioso, flechazos, palpitaciones e incluso a veces, con una
pequeña dosis de sufrimiento...

Sólo en estas condiciones puedes tener la sensación de vivir plenamente,de ser indispensable para tu pareja, de sentir tu cuerpo, tu alma, tu corazón... Prefieres una mezcla de sufrimiento que un amorcito fiel pero sin chispa...
El amor, la ausencia, el dolor, los celos, los grandes sentimientos te dan la impresión de existir plenamente. Esta búsqueda de sensaciones fuertes se inscribe en la misma línea que tu temperamento noble e íntegro,trata de encontrar de vez en cuando momentos para estar sola y así poder recargar baterías, ya que la verdadera pasión es exaltante... pero también agotadora.